martes, 3 de marzo de 2009

Credo Mia


El baño es mi confesionario sagrado.

Me arrodillaré ante la taza del baño y haré penitencia por mis pecados, que son muchos.

Soy culpable de querer.
Soy culpable por no apreciar lo que tengo y lo que soy.
Soy un huracán de emociones.
Al jalar la cadena lavaré estos pecados, permíteme comenzar un nuevo mañana.
Me confesaré todos lo días, sino lo hago, habrá un acto de castigo.

Cortaré o castigaré mi cuerpo porque siempre ha sido demasiado.
Me esforzaré por ser perfecta y delgada como mi hermana Ana.
Apoyaré a otros como yo.
Protegeré a otras Mias del abuso.

Seré perfecta.AMEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario